7 chicas denuncian que un dron les filmó desnudas en un barco


Un grupo de siete jóvenes interpuso hace unos días una denuncia ante la Guardia Civil por haber sido filmadas con un dron mientras tomaban el sol desnudas en la cubierta de un barco que se hallaba en Portocolom, en el municipio mallorquín de Felanitx. Según las denunciantes, el dron, que estaba manejado desde un yate de lujo, se situó encima de ellas y filmó imágenes sin permiso, en lo que podría suponer un presunto delito contra la intimidad. Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado a las seis de la tarde y de las 7 chicas, 5 se hallaban desnudas. Fue en ese instante cuando observaron la presencia del dron mientras se les acercaba hasta situarse encima de ellas, con el piloto encendido, de tal forma que estuviese grabando las imágenes.

La versión de las chicas asegura que observaron también un yate de lujo en las inmediaciones, en cuya cubierta varios hombres estaban contemplando imágenes en una pantalla. A continuación les gritaron para que detuvieran la grabación y, al no hacerlo, emplearon sus teléfonos móviles para grabar Relatan en la denuncia que les dieron voces para que parasen de grabar lo que estaba sucediendo, hecho que implicó que el dron se alejase de la escena. Más tarde y ya en el puerto, los propios dueños del yate ofrecieron dinero a las jóvenes para que retirasen la denuncia, según afirmaron también. Asimismo les reconocieron la filmación, pero alegaron haber borrado las imágenes a continuación.

 

La noticia, más allá del titular tan llamativo, nos debe hacer entender que los drones, tan populares en los últimos tiempos, tienen un marco regulatorio propio que debe de cumplirse por los usuarios de los mismos.

El incumplimiento de dicha normativa legal puede dar lugar a importantes sanciones económicas, sin perjuicio de las responsabilidades legales de otro tipo en que se pueda incurrir.

Es por tanto aconsejable contar con el asesoramiento legal necesario para evitar complicaciones