El Gobierno apuesta por un contrato hipotecario sencillo y estándar


Según lo anunciado la semana pasada por el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, la futura Ley Hipotecaria incluirá el mandato de elaborar un contrato de hipoteca «estándar» que tendrá, entre otras las características, la sencillez, la facilidad y la transparencia. El Gobierno cumpliría así con la transposición de la directiva europea para mejorar las medidas de protección de los consumidores y transparencia de los créditos hipotecarios, así como también con varias sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea respecto de los procedimientos de ejecuciones hipotecarias en España.

El proyecto de ley establece que no podrá cobrarse comisión por reembolso anticipado total o parcial de préstamos o crédito, salvo cuando se trate de préstamos de índole variable, durante cinco años de vigencia contrato, que quedará limitada al importe de pérdida financiera del prestamista, siempre que no supere el 0,25% del capital reembolsado anticipadamente.

Con respecto a los préstamos a tipo fijo, no se podrá cobrar durante los primeros cinco años de vigencia del contrato que quedará limitada al importe de pérdida financiera del prestamista, siempre que no supere 0,5% del capital reembolsado anticipadamente y hasta el séptimo año, siempre que no supere 0,35%.

Asimismo se obligará a la entidad de crédito a presentar dos presupuestos, uno de ellos con los productos para comercializar con el préstamo y otro sin ellos. De igual modo, se obligará también al establecimiento de procedimientos internos que aseguren un volumen de préstamos hipotecarios colocados no sea el factor determinante a la hora de determinar la retribución de los intermediarios, sino que se primen cuestiones como en análisis de solvencia y la prestación de provisiones al prestatario.