Pasos para reclamar en caso de tener una “cláusula suelo”


Las cláusulas suelo son disposiciones de los bancos que fijan un tope por debajo del que no se pueden reducir los intereses a pagar por parte de los tenedores de una hipoteca, aunque el Euribor se sitúe por debajo. De esta manera, los suscriptores de una hipoteca con cláusula suelo comprobaban como aquella se encarecía al subir el Euribor, pero no ocurría lo contrario cuando éste bajaba. Las cláusulas suelo tienen nombres tan variados como “cláusula de limitación a la variabilidad del tipo de interés” o simplemente encubiertas bajo la expresión, “en todo caso el tipo de interés nunca será inferior a…”.

Sin embargo, el veredicto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no considera que todas las cláusulas sean abusivas, sino tan sólo aquellos que carecen de transparencia y son de difícil comprensión. La sentencia no implica la devolución de todas las cantidades que los bancos ingresaron en exceso, porque no aborda la nulidad de las cláusulas sino el efecto de éstas una vez son declaradas nulas.

¿Cómo reclamar? 

La sentencia del TJUE hace que las cantidades a reclamar no sean sólo las afectadas desde mayo de 2013, sino que corresponden también todas aquellas desde la firma de la hipoteca. El método más eficaz es por la vía judicial y a través de abogados especializados. El juicio no se extenderá más allá de dos años.

Otra opción es hacerlo mediante la propia entidad o el Banco de España, pero aquella intentará propiciar un acuerdo beneficioso para ella y, por tanto, perjudicial para el cliente.

En este último caso, también es posible que el propio banco alegue que la cláusula informa de forma transparente, pero el afectado puede y debe reclamar porque esto tan sólo es una estrategia para alargar la solución, aunque los tribunales están dictaminando a favor de los clientes.

En el caso de que se haya llegado a un acuerdo con el banco, a cambio de no reclamar más adelante, eso no impide que puedan ahora reclamar las cantidades anteriores a 2013, porque esa cláusula es considerada nula ya por muchos jueces, de tal forma que si no hay acuerdo judicial por medio, se puede exigir la retroactividad, aunque hay medios financieros que estiman lo contrario.

En el caso de que haya sentencia judicial ya dictada para tal reintegro sin que se hayan considerado los importes anteriores a 2013, la seguridad jurídica impide que se pueda volver a iniciar ahora otro procedimiento. No obstante, se están estudiando vías que permitan continuar con la reclamación en este sentido.