Rechazada una demanda por cláusula suelo porque el cliente denunció después de cerrar un acuerdo


El Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Córdoba ha rechazado una demanda por cláusula suelo interpuesta contra una entidad financiera, porque el demandante la interpuso después de haber cerrado un acuerdo para suprimirla y en el que también renunciaba a las acciones legales  que pudiera emprender por la aplicación de dicha cláusula hasta entonces.

En concreto, los clientes presentaron una demanda por “abuso” acerca de las estipulaciones que incluía el préstamo y solicitaron que se les indemnizase por “daños y perjuicios causados”, así como que «se declare nula la cláusula que fija el interés de demora» y se condene» al banco «al pago de las costas». Pero dicha demanda era posterior a un “acuerdo privado” para suprimir la cláusula suelo, aunque alegaron que “se vieron obligados a firmar» este acuerdo previo y que lo hicieron «bajo un prisma de completa falta de información y ausencia de transparencia».

No obstante, el juzgado afirma que “no han acreditado ningún tipo de coacción o engaño a la hora de firmar el documento”, ni tampoco han aportado prueba alguna de los mismos, de modo que el acuerdo resulta «claro y gramaticalmente compresible». En consecuencia, el juzgado absuelve a la entidad financiera, salvo la referida a la nulidad de la cláusula que fija el interés de demora, que el banco se había mostrado desde un principio dispuesto a suprimir. Además acuerda que cada parte pague su parte de costas judiciales y las comunes al 50%.